Viuda Negra

Opel Astra G

Su apariencia no es sobrecogedora como una tarántula, su tamaño es común, más bien compacto, pero el encanto que se le concedió mediante la evolución de su proyecto, te cautiva de un solo vistazo en la cercanía, preso ya en su tela de araña, notas la extrema fortaleza de la fibra que la compone, esperando su veneno mortal, porque es la temida “Viuda Negra“.
Amanda Ruiz
Frontal
La faz de la “Viuda Negra” es de rasgos agresivos, iniciando por la implantación de la entrada de aire F-50 en capó. Acentuando la mirada de las dos ópticas principales, con las pestañas de faro Kamei, portando otras dos ópticas antiniebla circulares, inmersas en la defensa específica Veil Side, de gran boca central y aperturas laterales horizontales de vértices remarcados.
En el vano motor, se mejoró la respiración, con filtro de admisión directa TMZ.
Lateral
En los arácnidos es común su fisonomía con diferentes volúmenes, conservando las molduras en nuestra “Viuda Negra“, pero sustituyendo la repetición de intermitencia por una de cristal traslúcida. Los espejos retrovisores fueron sustituidos por réplica tipo M3 retráctiles, siendo ya en las puertas bajo ellos, donde se recurrió a los vinilos de marcas del sector para la decoración.
Las taloneras específicas de Veil Side, con hendiduras en su parte posterior, es flanqueada por las llantas Ekken en 17″, de 7 palas en vez de 8 palas, que caracterizan a las extremidades de araña, con gomas 205/40, dejando entrever el sistema de frenado amarillo, siempre colores vivos sobre fondo negro, manifiestan advertencia venenosa, es la “Viuda Negra“. En la amortiguación fueron sustituidos los muelles por unos de recorrido más corto.
Posterior
La zaga es “old school“, inconfundible su alerón en fibra Evolution, mítico su arco en las zagas de preparaciones veteranas. Bajo su belleza, descubrimos la eliminación del limpialuneta trasero. En la parte inferior se alisó el portón, con la consecuente eliminación del sistema de apertura y la limpieza de líneas deseada. Escoltando en los flancos, pilotos tipo lexus específicos de fondo cromado, como el “reloj de arena” en color rojizo que porta la araña en su lomo. La defensa es artesanal, suma de la portada con sus anclajes y la parte inferior destinada a otro modelo, con triple apertura horizontal. Asomando en el flanco izquierdo, el escape doble tipo moto Don Silencioso.
Interior
El habitáculo es bitono señorial, en los colores clásicos blanco y negro, se cubrió la totalidad en ambos colores. Siendo pintado en negro encontramos : salpicadero, paneles de puerta y paneles traseros. El contraste lo portan en pintura blanca : plásticos del salpicadero, cuadro instrumentación, plásticos de paneles de puerta, pilares y montantes.
Tapizadas en piel negra son las fundas de cambio y freno de mano, alternando blanco y negro, fueron tapizados en piel los asientos.
El brillo metálico lo portan los pedales Conrero, las alfombrillas de aluminio Ghirardi, el cromo luce reflejo en: pomo, freno de mano Momo y el núcleo del volante con cierta forma arácnida y aro negro, de Simoni Racing.
Para la sujeción de piloto y acompañante, por debajo de los cabeceros, hacen acto de presencia arneses negros con letras blancas de Sparco, anclados en el suelo de plazas traseras.
Car Audio
La resonancia de la música en los hilos de su tela, le encanta a la “Viuda Negra“, teniendo como fuente la radio DVD motorizado Alpine 7″, potenciado por los amplificadores: Vieta de 4 canales, Brimgton de 4 canales y el monocanal de 1500 rms Rockford Fosgate. En los paneles de puerta porta medios de 6″, en los paneles traseros 2 “6×9” Vieta y en la bandeja de artesanal recubierta de acero inoxidable pulido efecto espejo, se ubica 2 “6×9” Vieta y kit vias separadas Vieta.
En el maletero tapizado en piel blanca, cajón con subwoofer 12″ Vieta, capacitador AlpineStar y extintor azul con flaming plata.
Antes y Después