Costa Dorada

Opel Corsa

Veterano proyecto, atemporal impacto visual que llena tus sentidos, uno de los referentes del tuning catalán en la época dorada de nuestra pasión, es el Opel Corsa de MarcCosta Dorada“, antiguo club de Tarragona, fantasía de lo que la mente tuner es capaz de plasmar en realidad, aún rodando por las carreteras catalanas, esperando volver a participar en eventos, en compañía de semejantes, solo es cuestión de rescatar de las cocheras esas joyas, actuales y de su época, sacarles brillo y devolver el esplendor del tuning catalán.
Marc Gené
Frontal
La faz es bellísima, no hay escapatoria, durante minutos tus pensamientos son propiedad del pequeño germano. Antes fueron extensas horas de maquinar mentalmente su propietario hasta conceder lo que observas, como la sustitución del doble brazo del limpia lunetas, siendo implantado un nuevo motor de único brazo y generosas medidas. Las ópticas son las que comandan todo gran proyecto, siendo en este caso las destinadas al Seat Ibiza angel eyes de fondo negro con kit de xenón de 6500k, concediéndole una mirada regenerada, pero acorde a su fisionomía. Las aletas y capó se adaptaron a las líneas dictadas por la artesanía realizada, siendo magnífico el trabajo realizado al alargar el capó en chapa, con relieve antes de realizar el corte en plano. La defensa conlleva a engaño, portando en su parte superior la continuación del vértice proveniente del capó, en la zona que correspondía a la calandra, siendo esta parte de la magnifica defensa artesanal. Efectivamente, no estamos ante el modelo Vampire de Pam, omnipresente en aquella época, se optó por implantar un modelo específico para el pequeño de Opel, del catálogo de ICC, cuyos anclajes específicos allanó el camino, para posteriormente concederle esa gran apertura y pala horizontal, recreando la afamada defensa. En sus flancos se da acogida al ensanche llegado desde las aletas, iniciándole con un vértice creciente y ascendente. Bajo el capó se sustituyó los colectores, pasando a composición 4 en 1.
Lateral
La estampa es de otros tiempos más permisivos a la hora de homologar,(pero no son tan diferentes como algunos se escudan para no realizar grandes proyectos), estamos ante una reconversión a pick up, los afamados biplazas con cajas de carga posteriores. Con el corte de carrocería y su conveniente refuerzo estructural, se alisó el techo desprovisto del vierte aguas. La fisonomía no afectada por la radial, se optó por el alisamiento, eliminando molduras, las manetas y bombín de puertas, (accediendo exclusivamente al habitáculo al accionar la alarma), unificando el pilar con la aleta delantera, y la talonera artesanal sobredimensionada, que comunica entre si los ensanches de 9 cm por aleta aplicados.
En los pasos de rueda el cromado reluce bello en las llantas Alba Bang en 17″, calzadas con gomas 205/40, medidas muy generosas para la base utilizada, pero incapaz de llenar el espacio creado, recurriendo a separadores doble centraje Braid, de 2,5cm en eje anterior y posterior 2 cm.
La seguridad es básica, sustituyendo la amortiguación por la magnífica Selex azul con rebaje de altura diferente, siendo de 4 cm en eje anterior y 6 cm en el posterior. El sistema de frenado perteneciente a tecnología obsoleta, se sustituyó por los discos rayados Brembo y pinzas de frenado provenientes del Opel Kadett GSI.
Los retrovisores fueron sustituidos por los provenientes del BMW M3 E46 retráctiles, así como el tapón de repostaje por uno tipo aviación cromado.
Posterior
La zaga es artesanía pura, belleza que no decae ante el paso del tiempo, iniciando en lo alto por la tapa de bañera pick up en chapa, motorizada para facilitar al apertura y acceso al cofre. Los pilotos traseros de escueta silueta de serie, fueron sustituidos por los amplios pilotos traseros tipo lexus de fondo negro, procedentes del VW Polo. El portón fue modificado además de por la realización del cajón pick up, para la adaptación a las líneas que portan los pilotos traseros.
La defensa trasera es artesanal partiendo de la original, acogiendo el ensanche llegado desde las aletas y luciendo el doble escape separado Remus.
Interior
El habitáculo es de fantasía, un espacio reducido a biplaza por la consecución del pick up, era impensable conceder tantas opciones como se acabaron plasmando.
El blanco impoluto domina todo el interior, siendo pintado en él el salpicadero implantado del Citroën Saxo y modificado en fibra para albergar audio, consola central baja, montantes y los paneles de puerta.
Tapizado en piel blanca fueron techo, asientos, pilares, panel del car audio tras asientos, y la funda de pomo de Racesport.
Portando el blanco dominante también están presentes las alfombrillas de aluminio Ghirardi, los plásticos de puerta alternados con el panel de lámina de acero inoxidable que hace efecto de espejo muy acertado, las esferas blancas del cuadro de instrumentación, el pomo de nácar, visera en cuadro de instrumentación que ocultar tubo luz negra, piña y volante blanco Simoni racing.
Los pedales son Sparco de aluminio, los parasoles fueron eliminados, en la consola izquierda en parte superior 5 interruptores, mas otros 5 mas inferiormente, para el control de la iluminación, como los halógenos en los laterales de consola central baja/puertas, y los convertidores de 12/220v.
Car Audio
El aspecto acústico en un pick up biplaza no tiene mucha esperanza de albergar car audio en contundencia, si no es dando uso a la caja creada para ello. No estamos ante ese uso del cajón pick up, ubicando la totalidad en el escaso habitáculo, siendo muy convincente su composición.
Iniciamos por la fuente radio CD Alpine, con la ayuda de amplificación de un componente de 4 canales, moviendo los medios de 4″ Phonostar encastrados en el salpicadero de manera artesanal, los 2 medios 6″ Dragster en puertas y sobre el panel tapizado en piel blanca, los 2 kit de 3 vías, (compuesto en su totalidad por 2 subwoofers de 10″ Target, los 2 medios 5″ Coral y 2 tweeters Coral).
Iluminación
Llegada la oscuridad, el interior reluciente adquiere protagonismo de nuevo con una seria iluminación. Sobre el cuadro de instrumentación el tubo de luz negra le concede otro look a las esferas blancas, mientras el azul del tubo de neón de 1 metro en el techo y 2 en el hueco de los pies, todos azules, le conceden otro tono reflejado en el blanco del habitáculo. Las opción señorial lo concede los 4 halógenos, 2 en laterales consola central baja y otros 2 en paneles de puerta. Si queremos sensación de discoteca, accionamos los flashes catadriópticos que porta en huecos guanteras de la consola.
Antes y Después